Cómo rechazar una invitación sin sentirte culpable
Cuando cuesta decir que no se pasa mal, porque en ocasiones se realizan cosas que realmente no se quieren hacer, algo que hará sentir una disonancia dentro de las personas que genera malestar y además hace que una persona se sienta culpable consigo misma por realizar las cosas que no quiere hacer. Pero también ocurre que cuando se dice que no, la persona que lo dice se siente también culpable por si la persona que ha recibido la negativa se ha podido molestar.

Sea como sea, la cuestión es sentirse mal, algo que sin duda generará malestar. Esto debe cambiar, y por eso hay que saber decir que no o rechazar ciertas cosas. Por ejemplo, hoy quiero hablarte sobre rechazar una invitación sin que te sientas culpable. ¿Es posible decir que no a una invitación sin sentirnos mal por no ir o por si has molestado a la persona que te invita? A continuación te daré algunas estrategias que te vendrán de perlas.

Contesta siempre

Tendrás que dar una contestación siempre, y para que sea una contestación adecuada tendrá que ser por el mismo medio por el que te invitaron, es decir, si te invitan por teléfono hazlo por teléfono, o por persona, email, etc. Pero nunca dejes la invitación sin contestar puesto que eso es de mala educación.

Deja una vía abierta

Cuando rechaces la invitación intenta no ser muy tajante y dejar una vía abierta para futuras invitaciones que te puedan interesar o a posibles cambios de fecha que te puedan convenir más.

Cómo rechazar una invitación sin sentirte culpable

No te demores en la respuesta

Cuando sepas que no quieres ir o que no puedes acudir al lugar de la invitación, no te demores en la respuesta sólo porque te sepa mal decir que no. Cuanto antes se lo digas mejor, piensa que quizá la persona ante tu negativa puede necesitar tiempo para reorganizar los planes o cambiar algo.

Sé siempre sincero

No te inventes excusas porque eso siempre se acaba sabiendo. Ser honesto e ir siempre con la verdad por delante es la mejor forma de hacer las cosas bien, por ese motivo no des explicaciones rebuscadas. La mejor opción es optar por respuestas diplomáticas, honestas y sobre todo hacerlo con educación y tacto.

Así que no te vuelvas a sentir mal si te invitan a cualquier tipo de evento y simplemente no quieres acudir. Da una respuesta en un corto período de tiempo.