Cómo reducir los miedos de futuro
Los miedos de futuro remiten a esos temores que en muchos casos son irracionales o imaginarios porque la causa de ese miedo está más en la mente que en la realidad en sí misma. Este tipo de miedos muestra cómo en ocasiones, nuestra mente vive excesivamente centrada en el mañana (consecución de resultados) que en el ahora (disfrutar del camino). ¿Cómo reducir estos temores?

Ocupaciones a corto plazo

Existe un error frecuente: posponer la toma de decisiones para otro momento supuestamente mejor o no concretar los planes en el ahora y aplazarlos en el tiempo. En la gestión del tiempo, conviene concretar actividades, planes y proyectos a corto plazo en un periodo de tiempo breve en la agenda. Se trata de conciliar expectativas a corto plazo con otras metas más lejanas en el tiempo. Lo esencial es vivir viviendo de verdad y no vivir a la espera.

Sabrás afrontar los acontecimientos que vengan

Confía en tu propio instinto y en tu capacidad de adaptación al cambio. Puedes realizar el ejercicio de coaching de recordar una situación que en el pasado fue difícil de afrontar para ti y, sin embargo, supiste resolverla con éxito. Cuando llegue un momento futuro complejo, también podrás hacerlo. La esencia del vivir es práctica y cuando estás inmerso en una situación, allí te posicionas no en el plano de las hipótesis sino de las realidades.

Cómo reducir los miedos de futuro

La mayoría de los miedos, nunca se hacen realidad

Existe un motivo importante para no alimentar los miedos del futuro: este tipo de temores casi nunca se hacen realidad. Por ello, son una pérdida de tiempo que además, te roban la atención y la ilusión sobre el tiempo más real que tienes: el presente.

Ocúpate en lugar de preocuparte

Como filosofía de vida puedes interiorizar el mensaje de ocuparte de aquellos asuntos que dependen de ti en lugar de preocuparte por asuntos que, en muchos casos, ni siquiera están en tus manos.