Cómo regalarte un día feliz
Existen muchos regalos que podemos hacernos a nosotros mismos. Existen regalos que son materiales y pueden tener un significado emocional. Pero existen otros detalles totalmente inmateriales que son los que de verdad tienen valor a nivel interno. El poder de un día feliz puede ser el inicio de una nueva etapa. Una página diferente en el libro de la vida.

Toma conciencia de qué quieres

Toma conciencia de que deseas ser feliz plenamente y no dejes que nada ni nadie contaminen tu bienestar interno. Conecta con el aquí y con el ahora para relativizar cualquier tipo de preocupación externa. Respira profundamente y siente que en cada soplo de aire tu corazón se libera del peso de la energía negativa y se llena de la pureza del universo.

Organiza un plan

Organiza un plan que te guste: la felicidad en ese caso no sólo está en la meta sino también, en la preparación de los detalles de una actividad que te entusiasma. Invita a ese plan a personas que de verdad te hacen sentir bien.

Haz el bien

La bondad te conecta de forma directa con la belleza de la vida. Las buenas acciones transforman el mundo en positivo y te renuevan por dentro. A su vez, da las gracias a nivel interno por todo lo que tienes y el amor que recibes.

Cómo regalarte un día feliz

Haz un regalo

Haz un regalo a alguien que quieres aunque no sea el día de su cumpleaños. Puedes regalarle un ramo de flores porque las rosas tienen un alto valor emocional.

Dedícate tiempo para ti

En medio de las prisas del día a día puede que lleves una temporada que no te prestas el tiempo suficiente a ti mismo. Apaga el teléfono móvil y dedícate la tarde solo para ti. Tienes una cita con tu mejor amigo: tú.