Cómo romper con tu pareja
Romper una pareja, incluso aunque los dos miembros de la misma sean conscientes de que la relación no tiene futuro, nunca es sencillo. Es un hecho doloroso para ambos miembros de la misma, y supone un paso difícil tanto para quien da el paso de dejar la relación como para la otra parte.

Sin embargo, aunque nadie va a eliminar la dificultad que entraña este paso, sí podemos encontrar medios para hacerlo más llevadero tanto para nosotros como para nuestra pareja.

En primer lugar, deberemos encontrar el momento adecuado para hacerlo. Esto no significa que lo debamos posponer hasta el infinito, pero sí deberemos esperar a que la situación sea la adecuada.

Romper mientras hacemos la compra o por teléfono mientras tu pareja va a recoger a los niños no es la forma más adecuada. Recuerda que es un momento en el que será necesario tener tiempo y tranquilidad para explicar tus sentimientos, dejar a tu pareja que explique los suyos y explicar el porqué de tu decisión.

No inventes motivos para huir. Hay personas que, al no saber cómo enfrentar una separación, se dedican a crear discusiones para culpabilizar al otro y justificar de ese modo su marcha. Esta opción no es aconsejable porque os hará más daño a los dos y porque puede no quedar claro que tu intención era romper con tu pareja. Si él o ella piensa que ha sido sólo una discusión, lo más lógico es que intente arreglar la situación.

Hazlo con tacto y sin culpabilizar a tu pareja. Para él o ella la situación es ya bastante difícil como para además cargar con la culpa de la separación. Lo mejor es dejar claro que no hay culpables, sino que la relación ha evolucionado de ese modo y habéis tomado caminos separados. De ese modo, asumir la ruptura será más sencillo para ambos.