Cómo saber si padecemos TOC
Todos, en mayor o menor medida, tenemos manías, que inconscientemente, repetimos una y otra vez. Esto es completamente normal y todos los seres humanos tienen alguna manía, aunque no lo reconozcan.

El problema es cuando esa manía deja de ser tal y se convierte en un obstáculo para que la persona realice una vida normal, momento en el que la manía ha dejado de ser tal y se ha convertido en un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), dolencia que provoca gran angustia y ansiedad en quien la padece. Si nuestras manías comienzan a ejercer este efecto en nosotros, es hora de determinar si padecemos TOC.

En psicología, para diagnosticarlo, se verifica que el paciente cumpla una serie de criterios:

– Preocupación excesiva por los detalles: Necesidad de llevarlo todo organizado hasta el milímetro. Es común a quien padece este trastorno realizar listas, horarios y ordenar una y otra vez todos los elementos que va a utilizar en su tarea antes de realizarla.

– Tener ideas obsesivas que se repiten constantemente, aunque queramos hacerlas desaparecer porque las consideramos absurdas y nos causan angustia y ansiedad.

– Perfeccionismo: pocas son las veces que una persona diagnosticada de TOC consigue terminar una tarea, ya que quiere que todo sea perfecto, lo que le lleva a retrasar el comienzo de un proyecto hasta que considera que va a salir a la perfección.
– Incapacidad de tirar objetos que ya no usa. Hacerlo, le produce una gran ansiedad, por lo que los guarda año tras año, porque cuando los va a tirar siempre le entra la duda de si los necesitará en un momento del futuro.

– Repetir actos como lavarse las manos continuamente, comprobar las válvulas del gas una y otra vez u ordenar los objetos de la mesa o la habitación hasta lograr que no le causen angustia.