Cómo saber si te están mintiendo
Todos mentimos en algún momento. De hecho, nuestras relaciones con los demás, ya sean en pareja, familia o amigos, serían imposibles si continuamente dijéramos lo que nos pasa por la cabeza y fuéramos brutalmente sinceros en todo momento. La mentira, en este caso, cumple una función social que nos ayuda a relacionarnos con las demás, lo que se conoce como mentiras blancas.

Pero hay quien miente con otro objetivo, como es engañarnos o incluso dañarnos. En estos casos resulta muy útil conocer los gestos que nos avisan de que alguien nos está mintiendo.

Tocarse la nariz o la cara

La nariz está llena de cavernosidades que se llenan de sangre cuando mentimos, debido al nerviosismo inconsciente que ello provoca en nosotros. Tanto es así, que los científicos hablan del efecto Pinocho porque la nariz, en efecto, aumenta ligeramente de tamaño cuando mentimos. Esto hace que sintamos cierto malestar y que inconscientemente nos la rasquemos o, al menos, la rocemos disimuladamente para evitar esta sensación.

Mirada

– Desviar la mirada o mirar muy fijamente: cuando hablamos mantenemos el contacto visual con nuestro interlocutor, pero siempre con pausas. El no cortar momentáneamente dicho contacto puede ser indicio de mentira, al igual que el desviar la mirada, especialmente hacia los pies.

Cómo saber si te están mintiendo

Otros indicios

– Bajar el tono, cubrirse ligeramente la boca con la mano después de hablar, mover los pies con inquietud son otros gestos que pueden denotar que quien habla con nosotros nos está mintiendo. En cualquier caso, debemos tener presente que no podemos juzgar que lo que nos está diciendo alguien es verdad o mentira tan sólo por un gesto aislado, sino que tenemos que juzgar la situación en su totalidad, para evitar ser injustos con los demás sólo por el hecho de realizar una conducta de este tipo.