Cómo saber si tú eres el problema
Existen momentos en la vida en los que alguien puede tener la sensación de que el mundo entero está en su contra, nadie le comprende, todo le sale mal, tiene la sensación de ir en contra de la corriente de las cosas… Pero en una situación así también es posible echar balones fuera, buscar excusas y no afrontar la responsabilidad en una situación. Este gesto muestra una actitud infantil ya que las cosas no se solucionan por mirar hacia otra parte. ¿Cómo saber si el problema eres tú mismo?

Los demás siempre tienen la culpa

Si vives con la sensación de estar rodeado de personas que te ponen la zancadilla o que van en contra de tu propia felicidad, entonces, puede que estés viendo las cosas desde una óptica poco objetiva: ¿Acaso el mundo entero está equivocado?

Cuando vives criticando de forma frecuente actitudes de los demás, ha llegado el momento de que cambies la posición del espejo para verte a ti mismo. Un cambio de actitud es el primer paso para avanzar.

Recibes críticas constantes

Si recibes críticas constantes por parte de tu entorno más cercano, entonces, en vez de pensar que todos son tus enemigos intenta analizar qué puede haber de verdad en esos comentarios. Seguramente, detrás de esas críticas existe un espíritu positivo de ayudarte.

Esta situación puede darse en el amor: si todo el mundo critica a tu nueva pareja, en vez de hacer oídos sordos a esos comentarios, escucha atentamente a aquellos que te quieren.

Cómo saber si tú eres el problema

No eres feliz

Cuando no eres feliz tienes que pensar en que algo debe de cambiar dentro de ti ya que en ti está la llave que abre la puerta de tu plenitud. Pero la felicidad no viene sola cuando uno mismo es el problema. En ese caso, conviene hacer cambios y tomar decisiones.