Cómo saber si tu hijo sufre acoso escolar
El acoso escolar es una realidad cotidiana para muchos niños y adolescentes, y quienes lo sufren no siempre son capaces de confiarse a sus padres o a sus profesores, bien por el miedo a las represalias de aquellos que le acosan, bien porque no le crean, o porque se sienten culpables del maltrato que están sufriendo. Por ello, es importante estar atento a una serie de síntomas que nos van a indicar que nuestro hijo está sufriendo acoso escolar:

– Descenso repentino del rendimiento escolar, lo que se traduce en que, casi de un día para otro, el niño comienza a suspender o a obtener calificaciones mucho más bajas de las que obtiene de forma habitual.

– Miedo a ir a la escuela: El niño o adolescente pone toda clase de excusas para evitar asistir al colegio, o se muestra temeroso si tiene que asistir, y estas excusas incluyen también las actividades extraescolares. También pueden aparecer náuseas o vómitos por la mañana, antes de ir al colegio.

– Cambios bruscos en el estado de ánimo: El carácter del niño se torna más agresivo y puede pasar de la agresividad al llanto casi sin transición. Se muestra apático y deprimido y puede llorar con frecuencia.

– Cambios en su personalidad: El niño se vuelve retraído, se aísla, y se vuelve más irritable. Él mismo se excluye de las actividades que implican relación con los demás y parece tener miedo de todo. En el recreo no se separa de los profesores. También es frecuente que tengan insomnio, pesadillas o que duerman más de lo habitual.

– Cuando vuelve a casa, tiene la ropa rota o deteriorada, le falta material escolar, dinero, etc. A veces puede presentar heridas.

En estos casos es importante, dentro de un clima de confianza, hablar con el niño para que nos cuente qué le está pasando.