¿Cómo sanar una relación tóxica?
Existen relaciones de pareja que son totalmente tóxicas y destructivas, sin embargo, no conviene darlo todo por perdido, es decir, siempre queda lugar para la esperanza de saber que las cosas pueden cambiar siempre que dos personas ponen de su parte. Y entienden que la felicidad propia depende en parte, de la felicidad ajena. Por ello, en la medida que te implicas por hacerle la vida más agradable a la persona que comparte su mundo contigo, entonces, tú también te sientes mejor contigo mismo.

“Hombres tóxicos” es el título del libro escrito por Lillian Glass que es una experta en comunicación y además, acuñó el término gente tóxica. En general, las personas tóxicas son aquellas que arrastran una gran falta de amor y de cariño desde su infancia, por esta razón, también tienen muchas dificultades a la hora de relacionarse con los demás y tener una relación de pareja sana y estable. Pero los hombres tóxicos se presentan bajo diferentes máscaras y disfraces.

Es decir, puedes encontrar chicos controladores que creen saberlo todo y que te tratan como si fueses una niña pequeña. ¿Cómo debes actuar con ellos en este caso? Utiliza la misma técnica que él, es decir, comportarte como si fueses su espejo para que se dé cuenta de cómo obra y del efecto que producen sus acciones. Por otra parte, también puedes encontrarte con chicos sin iniciativa. En este caso, lo mejor es tener mucho amor para transformar la ira en compasión.

¿Qué es lo mejor que puedes hacer cuando te encuentras con un chico tóxico? Alejarte y marcar distancia. Sin embargo, si ya tienes una relación con él y le quieres de verdad, entonces, puedes aprender a cambiar tu modo de comportarte para averiguar con qué actitud puedes desarmar su modo de ser. No dejes que te afecte su modo de comportarse porque el conflicto lo tiene él a nivel interno. Por otro lado, conviene precisar que cierto tipo de relaciones tóxicas, por ejemplo, aquellas en las que hay malos tratos, deben romperse de inmediato porque este tipo de chicos no merecen ninguna oportunidad.