Cómo se desarrolla el proceso de coaching

Todos, en mayor o menor medida, tenemos idea o al menos nos formamos alguna de cómo se desarrolla una sesión de psicoterapia, ya que muchas películas han tratado el tema y nos han dado una imagen bastante fiable de ello. Sin embargo, no ocurre lo mismo cuando se trata de una sesión de coaching. Parece que los profesionales de esta disciplina pueden lograr grandes resultados en poco tiempo y que pueden ayudar a cualquier tipo de personas a conseguir toda clase de objetivos. ¿Cómo se desarrolla entonces una sesión de coaching?

Lo primero que hará el coach es determinar qué es lo que ha llevado a la persona a buscar su ayuda.

Si lo ha hecho, es porque ha identificado un problema o barrera personal que no puede resolver y que quiere hacerlo porque de ese modo conseguirá un objetivo determinado en su vida. Por ello, mucha parte de la primera sesión de coaching se invierte en que el paciente (coachee) exprese, con todo lujo de detalles cuál es su problema y por qué quiere solucionarlo.

A continuación, el coach tratará de determinar cuál es la realidad que rodea al paciente. Qué es lo que le ha llevado a esa situación, cual ha sido su entorno familiar y cual es ahora. El coach ahondará más en el aspecto que el paciente quiera cambiar, por lo que se dirigirá más hacia el entorno laboral o social del mismo.

Finalmente el coach ofrecerá al paciente diferentes opciones para solucionar el problema que ha ocasionado el comienzo del proceso. Proporcionará alternativas que abran al paciente nuevas líneas de actuación, y le ayudará a crear un plan estratégico personal que le permitirá llegar con éxito a la meta deseada. Este plan también permitirá al paciente redirigir su vida si fuera necesario, generar nuevas oportunidades, transformar sus aspectos negativos en positivos y aumentar la confianza en sí mismo.