Cómo separar tu ego de tu verdadero yo
El ego es una realidad a nivel interno, sin embargo, la vanidad puede terminar matando la felicidad de una persona que termina sola y encerrada en sí misma. El ego no deja nada sano a su paso: destruye relaciones personales y causa una gran frustración e insatisfacción con el presente para quien se comporta como si nada fuera suficiente. ¿Cómo separar el ego de tu verdadero yo?

Utiliza tu sentido común

Utiliza tu sentido común en situaciones cotidianas de la vida: por mucho que a tu ego le gustaría ser el centro del mundo, piensa que todas las personas tienen sus intereses y sus preocupaciones. El mundo no gira a tu alrededor y eres una persona más en el mundo. Alguien importante y especial pero eso no implica que los demás tengan que paralizar su vida para satisfacer tus necesidades con su atención y su reconocimiento.

Cambia el yo por el nosotros

En una conversación de grupo es mejor que en vez de utilizar continuamente el término yo apeles al espíritu de equipo usando el nosotros. Las palabras describen la realidad y a través del nosotros también tienes una sensación de pertenencia que enriquece tu yo y reduce tu ego.

Pon límites a tu ego

El ego es una realidad a nivel interno, sin embargo, la vanidad puede terminar matando la felicidad de una persona que termina sola y encerrada en sí misma. El ego no deja nada sano a su paso: destruye relaciones personales y causa una gran frustración e insatisfacción con el presente para quien se comporta como si nada fuera suficiente. ¿Cómo separar el ego de tu verdadero yo?

Cuando haya un momento en el que sientes que esa parte de ti te amarga el momento hazte la siguiente pregunta: ¿Qué puedo hacer para conectar con mi verdadero yo? Aunque te suponga un gran esfuerzo ignorar ese impulso del ego, actúa con indiferencia. Te alegrarás de no haber actuado bajo ese impulso ciego.

Cómo separar tu ego de tu verdadero yo

Potencia el diálogo

Potencia el diálogo, habla con los demás, comparte tu mundo interno, ama de verdad y apuesta por la creación de un mundo mejor. Un cambio que comienza por ti mismo.