Cómo ser constante en la demostración de afecto
No es sencillo ser constante en la demostración de afecto hacia otra persona si tenemos en cuenta que cada ser humano pierde gran cantidad de energía en sus ocupaciones, esfuerzo de trabajo, objetivos que cumplir, luchas interiores, etapas de cansancio… Sin embargo, el cariño hacia otro ser humano y las relaciones sociales constituyen uno de los elementos más importantes de la receta de la felicidad. De hecho, el afecto es una suma constante en tu vida: aporta energía, suma motivación laboral, te sientes más fuerte para luchar por los objetivos que te has marcado… Aunque existen circunstancias en las que una persona puede tender a aislarse, la realidad es que demostrar el cariño hacia los amigos es un buen estímulo vital. ¿Cómo ser constante en el plano afectivo?

Las relaciones se basan en un compromiso

No solo una relación de pareja se basa en el compromiso de compartir la vida en común sino que toda relación implica un compromiso de respeto hacia el otro. Las personas no son objetos, ni juguetes que deban usarse como un medio de entretenimiento. En ese caso, es un signo de compromiso y de respeto hacia el otro ser regular en el contacto y en los planes compartidos. Las relaciones requieren de un compromiso previo, esta es una de las razones por las que es imposible tener un montón de amigos íntimos: el tiempo como un recurso limitado, lo impide.

Cómo ser constante en la demostración de afecto

Tener un orden de prioridades

Tener claro cuál es tu orden de prioridades en el plano de las relaciones personales es un requisito fundamental para dedicar más tiempo a aquellas personas que de verdad te importan y menos tiempo a aquellas personas con las que no tienes una afinidad tan profunda. Para cumplir este orden de prioridades debes sentirte libre para decir no a aquello que no te interese.