Cómo ser feliz más allá de las circunstancias personales
La felicidad es un bien interno, sin embargo, es evidente que todo ser humano se ve afectado por las circunstancias externas del propio vivir. Circunstancias que a modo de causa y efecto producen una respuesta determinada del sujeto. Es cierto que existen personas que responden con un gran optimismo ante la adversidad. Sin embargo, para ser feliz en circunstancias de adversidad también es importante ajustar el nivel de expectativas personales a la realidad de ese momento.

No idealices el concepto de felicidad

Es humano sentir un mayor desánimo en una etapa dolorosa que en una etapa de alegría. Por ello, el primer paso para ser feliz más allá de tus circunstancias es comprenderte a ti mismo y también, comprender cuál es tu situación presente.

El concepto de felicidad es muy bonito, sin embargo, también hay que tener mucho cuidado de no idealizar este término. ¿Cómo aproximarte cada día más a la felicidad? Abriendo la puerta de esos sentimientos que están causados por el bien y contienen dosis de felicidad: la esperanza, la ilusión, la satisfacción personal de ser coherente con los valores y creencias personales, la paz interior, la sinceridad hacia ti mismo…

Cómo ser feliz más allá de las circunstancias personales

Tú eres más fuerte que las circunstancias

Para ser más feliz al margen de las circunstancias personales también es importante no convertir dichas circunstancias es una excusa para no hacer algo. Puede que no tengas el poder de transformar en positivo la realidad de los hechos, sin embargo, cuando cambias tu actitud sí estás transformando tu mundo. Y este es el principio del cambio para convertir la felicidad cotidiana en una gran aliada existencial.

Es muy importante evitar un diálogo interior negativo y pesimista en una situación dolorosa. Aprende a tratarte como si fueses tu propio coach. Potencia tu bienestar utilizando palabras de felicidad: el lenguaje también crea la realidad.