¿Cómo ser fuerte ante la adversidad?
Existen situaciones que se convierten en una prueba para la fortaleza interna de una persona. En ciertos momentos, ante la vulnerabilidad humana, es posible sentir que las circunstancias externas te dejan derrotado. La propia tristeza produce unos efectos que son difíciles de sobrellevar, por ejemplo, el cansancio y el deseo de dormir más tiempo. Ser fuerte no implica no sufrir por algo que te afecta sino sobrellevarlo de la mejor forma posible.

Toma distancia del problema

En la vida, las cosas no son siempre tal y como nosotros deseamos. Pero cuanto más tiempo tarda una persona en asumir la realidad, más tiempo permanece en una realidad inexistente. Deja que pase un tiempo, puede ser suficiente con dos semanas para poder observar la situación con otra perspectiva.

Si el malestar lo tienes con una persona por una situación en concreto, entonces, puedes habarlo de forma directa. Eso no significa que una conversación vaya a arreglar los problemas pero al menos, sí te sientes mucho mejor contigo mismo al haber exteriorizado tus sentimientos y al haber tomado la iniciativa en su resolución.

¿Cómo ser fuerte ante la adversidad?

Cómo cuidar de ti

En una fase de tristeza es importante que cuides de ti y descanses durante más tiempo para hacerte la vida más cómoda. Deja de vivir en hipótesis y asume las certezas de la propia vida para centrarte en tu realidad tal y como es ahora.

Eso te ayudará a evitar frustraciones innecesarias. Quedar pegado al plano de las hipótesis te hace quedar a la espera de algo que a día de hoy es una incógnita.

Cada persona vive su dolor a su forma y a su modo, tú te conoces mejor que nadie. Por tanto, intenta reforzar en tu vida esos espacios que te hacen bien y que te ayudan. Busca el equilibrio. No es necesario que le cuentes lo que te pasa a todo tu entorno, sin embargo, sí es constructivo que lo hables con una persona de tu confianza.