Cómo ser inmune ante las críticas negativas
¿Te preocupa más lo que piensen de ti los demás que aquello que opines de ti mismo? Entonces, el primer paso para ser inmune ante las críticas negativas de los demás, es quitarles toda la importancia del mundo porque en realidad, es imposible caerle bien a todos, gustar por igual a los demás, generar empatía en cualquier entorno… Ser libre y auténtico produce un efecto muy positivo. Te arriesgas a causar indiferencia en algunas personas, pero en el lado positivo, también tienes muchas más opciones de conectar de verdad con gente con la que puedes tener una gran amistad. Los lazos que surgen desde la autenticidad son mucho más potentes que los que puede hacer una persona políticamente correcta, que quiere quedar bien con todos pero al mismo tiempo, no deja huella en los demás. ¿Cómo ser inmune a las críticas negativas?

En primer lugar, cultivando tu fuerza interior, tu seguridad en ti mismo. Es importante que generes un muro a nivel emocional gracias a tu buena autoestima para que rebote de una forma indirecta, cualquier crítica hiriente que te haga una persona con malas intenciones. Otra cosa muy diferente son las críticas constructivas ante las que es mucho mejor, ser receptivo.

Rodéate de personas que te quieren y que te valoran porque tener un entorno de pertenencia te hace sentir mucho más seguro de ti mismo y de aquello que quieres. Aprende a conocer a las personas, es decir, si te das cuenta de que alguien critica en tu presencia, a otra persona, puedes estar casi seguro de que lo mismo hará contigo cuando no estés delante. Pero ese es su problema, no el tuyo. Es decir, muestra grandes carencias una persona que se comporta de ese modo y que no tiene una ética en las relaciones personales donde la intimidad es un valor positivo.