Cómo ser más consciente de tus emociones
Vivimos en una sociedad que no favorece nada la introspección y la escucha interior: la prisa, la falta de tiempo y el estrés laboral son claros enemigos de la escucha adecuada de las emociones. Muchas personas viven como si fuesen víctimas de las circunstancias externas, no todas se paran a pensar para hacer autocrítica y entender que como persona libre e inteligente, todo ser humano tiene la capacidad de ir más allá del modo de vida actual para cuidar de sí mismo y apostar por su propio bienestar.

Por ello, teniendo en cuenta que la sociedad nos llena de distracciones a nivel emocional, es importante encontrar entornos en los que poder conectar contigo mismo. Hoy día, por suerte, se ofertan muchos cursos que pueden ayudarte en esta dirección: cursos de autoestima, risoterapia, yoga, crecimiento personal… En estos cursos no sólo puedes aprender muchas cosas, sino también, encontrarte con otras personas que se encuentran en el mismo punto que tú. Por ello, puedes hacer nuevos amigos y hablar de temas que os unen a ambos.

Las emociones se somatizan, por ejemplo, el estrés puede causar dolores de espalda. Por ello, en ocasiones, a partir de un dolor físico también es posible profundizar en qué está pasando a nivel emocional. Porque además, hasta que no se solucione el conflicto emocional, será imposible alcanzar el bienestar corporal. Cuerpo y mente tienen una conexión constante.

En algunos casos, por ejemplo, en una depresión es muy positivo pedir ayuda e iniciar terapia en un psicólogo. Por otro lado, para tomar más conciencia del mundo emocional también es importante escribir en un diario qué has sentido cada día. No se trata de enumerar todas las emociones que has tenido porque sería imposible hacerlo, sino de plasmar sobre el papel el sentimiento predominante a lo largo de la jornada.