Cómo ser más paciente
A veces la paciencia brilla por su ausencia en las relaciones interpersonales y podemos llegar a desesperarnos. Quizá haya alguna persona que te haga perder la paciencia por su conducta o incluso la única presencia de esa persona ya te molesta. En ocasiones puede ser un punto débil, pero es muy importante tenerla para potenciar unas buenas relaciones con los demás. Es por eso que aumentar la paciencia y ser más paciente es clave. Aunque no sea tu mejor cualidad puedes aprender a serlo.

Paciencia vs Indiferencia

Todas las personas de nuestra sociedad están siempre en constante evolución y de una forma u otra intentan mejorar cada día, y eso siempre es motivo de elogio. A veces nos cuesta tener paciencia ante una persona en concreto, pero no confundas tener paciencia con mostrar indiferencia.

Cuando haces “oídos sordos” a una persona sólo demostrarás que no te importa absolutamente nada, además de ser una grave falta de educación. Tener paciencia significa escuchar a esa persona y mostrar empatía entendiendo sus sentimientos.

Controla el enfado

Manejar el enfado es esencial para poder tener paciencia. Por ejemplo, imagina que un amigo llegó tarde al cine y tuvisteis que entrar a la sala con la película empezada. Si cuando tu amigo llega estás enfadado y empiezas reprochándole y con actitud de enfado no darás pie a una conversación y no podrá explicarte qué le ha ocurrido, puede que haya tenido un contratiempo.

Cómo ser más paciente

Respira hondo y maneja el orgullo

No te centres únicamente en el problema porque entonces dejarás que la ira se apodere de ti, para evitarlo busca soluciones. No dejes que sea el orgullo quien maneje la situación. No merece la pena que demuestres a toda costa al otro que tú tienes la verdad absoluta y él está equivocado.

Antes de contestar mal a alguien, respira hondo y cuenta hasta diez, da un paseo para que te dé el aire o escribe en un papel lo que te gustaría decirle a la otra persona.

La paciencia como virtud

La paciencia y la comprensión guiarán tus actos y verás como resulta mucho más fácil que la otra persona te entienda a ti también y sin darte cuenta pasarás de crear un ambiente tóxico a crear amistades.