Cómo ser más simpático
La simpatía es una cualidad que en ocasiones, debemos esforzarnos en entrenar cuando caemos en un estado de pesimismo o tendemos a encerrarnos en exceso en nosotros mismos. La simpatía se muestra en la amabilidad en el trato cuando una persona tiene actitudes agradables hacia otra. ¿Cómo ser más simpático y potenciar las posibilidades de hacer amigos? Una persona simpática cae bien con más frecuencia que aquel que no lo es.

Presta atención a tu interlocutor

Un punto muy importante para tener un trato agradable con otra persona es prestar atención, es decir, darle prioridad en la conversación a través de la escucha activa. Para ello, puedes aplicar el principio de escuchar primero y hablar después con el objetivo de mantener un feedback en la conversación libre de interrupciones.

Cultiva la relación de amistad

Es positivo cultivar la relación de un modo espontáneo y natural. Es decir, buscar las oportunidades para mantener el contacto ya sea en el contexto profesional o en el plano personal. Un ejemplo de lo importante que es la simpatía en el plano profesional es el networking.

Cómo ser más simpático

Dar tiempo al tiempo

Uno de los principios esenciales es recordar que la confianza tiene grados y en la construcción de una amistad verdadera, dicho proceso de confianza tiene su tiempo. Cada persona tiene su ritmo, cuando se trata de una relación entre dos es indispensable ajustar ambos ritmos.

La naturalidad de ser tú mismo

Un aspecto muy importante en las relaciones personales es mantener la naturalidad de ser uno mismo, es decir, actúa de tal forma que tú te sientas cómodo. Ser una persona simpática no implica emular las actitudes de nadie. Un aspecto muy importante para mejorar las relaciones personales es tener unos comportamientos lógicos y coherentes. Existen personas que tienen actitudes cambiantes, algo que desconcierta a los demás.