Cómo ser sincero sin herir a otra persona
Existen personas que confunden la idea de ser sinceras con la actitud de decir todo lo que piensan y opinan frente a otra persona como si por el hecho de hacerlo fuesen muy sinceras. La sinceridad en realidad se basa en el respeto al otro pero también a uno mismo. Existen formas diferentes de decir las cosas. Es importante que cuando tengas algo que decir, elijas aquel modo con el que te sientas tranquilo a largo plazo. ¿Cómo ser sincero hiriendo lo menos posible al otro?

Piensa que te escucha una persona

Piensa que estás hablando con una persona que tiene sentimientos, no es un objeto que ni siente ni padece. Por tanto, ten en cuenta la sensibilidad del otro en tu diálogo para mantener un tono humano. Por ello, es muy importante encontrar puntos positivos en tu discurso para que el otro no se sienta atacado por ti o poco valorado. Si todo tu diálogo está centrado en críticas negativas, el otro sentirá que no tiene respuesta posible.

El poder de la empatía

En realidad, la verdadera empatía no es aquella que surge de tratar al otro como te gustaría ser tratado sino de dirigirte a la otra persona entendiendo cuáles son sus necesidades ya que son distintas a las tuyas.

Cómo ser sincero sin herir a otra persona

Cómo comunicarte

Evita regodearte en un mismo tema y dar vuelvas y vueltas alrededor de un mismo punto. Ten un discurso lineal, sencillo y breve para que la otra persona pueda asimilar cuanto antes la información pero sin que le cargues de tanta negatividad que le dejes sin fuerzas para defenderse.

Busca un buen lugar para hablar, cuida tu tono y evita las críticas destructivas y las valoraciones subjetivas. Puedes poner ejemplos concretos de situaciones para que el interlocutor se haga cargo de aquello que quieres decir.