Cómo ser un optimista vital
El psicólogo Bernabé Tierno es el fundador del Club Optimista Vital. Un término que es especialmente bonito y positivo para definir la actitud que cualquier persona debe tener ante la vida, ante las relaciones sociales, los problemas y el presente. ¿Cómo es posible alcanzar el objetivo de ser un optimista por naturaleza?

En primer, asumiendo que no se consigue nada bueno desde la exageración tremendista del dramatismo. Existen personas que se ponen en lo peor antes de tiempo, como si de este modo, ya se mentalizaran de lo que puede pasar. Pues bien, ha llegado el momento de ponerte en lo mejor. Porque lo mejor también puede llegar a tu vida, por ello, preparárate para dar la bienvenida a la alegría.

Para cultivar el optimismo también es positivo que te rodees de personas que son alegres, que tienen vitalidad y energía. Por otra parte, la generosidad de dar te ayuda y mucho, a cultivar la motivación. Por ello, puedes participar en actividades de voluntariado o implicarte más en asuntos de tu entorno. Por ejemplo, no tiene tanto sentido que te hagas voluntariado de una organización si ese tiempo lo puedes dedicar a alguna persona de tu entorno que sabes que lo necesita. En la medida en que aprendes a mejorar el entorno que te rodea también te vuelves más optimista.

Cuida tu actitud al máximo porque al final, el modo de ser que adoptas ante la vida también te hace ser más o menos receptivo hacia el optimismo. Olvida los fracasos del pasado, el desamor y cualquier sentimiento que te mantiene atado al ayer. Es verdad que dichas experiencias forman parte de tu vida, pero tu existencia no se reduce al ayer. Al revés, el presente y el futuro son tu puerta hacia la realización personal. Abre dicha puerta con seguridad en ti mismo y con convicción. La convicción que necesita un optimista vital.