Cómo sobrevivir al mal ambiente en el trabajo
Una de las principales causas de sufrimiento en la oficina es el mal ambiente con el que conviven muchos trabajadores que no se sienten cómodos por distintos mótivos: conflictos interpersonales, malas condiciones de trabajo (bajo sueldo y exceso de exigencia), falta de comunicación asertiva…

Pasamos tantas horas de nuestra vida en el trabajo que soportar este tipo de situación no resulta sencillo y el precio que se paga por ello es el estrés e incluso, el síndrome del quemado. ¿Cómo intentar aliviar el malestar que se deriva de este tipo de situación?

Analizar la causa

En primer lugar, es muy importante intentar analizar la causa del conflicto para poder valorar también posibles soluciones. Una vez que hayas identificado la causa del malestar puedes hacerte esta pregunta: “¿Qué puedo hacer yo para que me afecte lo menos posible esta dificultad?”. También puedes preguntarte: “¿Puedo hacer algo para solucionarlo?”.

En la medida de lo posible, es conveniente intentar poner la atención en el cumplimiento de las tareas del puesto de trabajo y minimizar la atención en esos factores externos que son causa de conflicto. Busca formas de compensar la balanza emocional.

Cómo sobrevivir al mal ambiente en el trabajo
El malestar que se vive en la oficina puede perjudicar de una forma negativa a otros ámbitos de la vida como el trabajo. Sin embargo, es muy importante buscar formas para compensar esta tensión emocional. Por ejemplo, a través de actividades de ocio que se convierten en un premio cotidiano, ayudan a pasar un buen rato, conocer gente nueva y conectar con un fin gratificante.

Cómo saber cuándo el problema está en la propia actitud

No se puede generalizar porque siempre existen excepciones a la norma, pero cuando una persona tiene conflictos de forma recurrente en la mayoría de los puestos de trabajo que ha desempeñado debe preguntarse qué parte de responsabilidad tiene ella en esta situación.