Cómo sumar calidad a los días
La vida no se mide por la cantidad de años que acumulas sobre tus espaldas, lo cierto es que la biografía sería muy pobre si pudiese reducirse únicamente a un número. Y en caso de apostar por las matemáticas, entonces, te recomiendo vivir la vida en días y no en años. Así, verás que el calendario te da un margen amplio para disfrutar el presente. Pero además, el tiempo no se determina por la cantidad sino por la calidad. Una calidad que tú mismo debes trabajar y cuidar hasta en los más mínimos detalles.

¿Cómo puedes sumar calidad a los días cuando a veces estás cansando y ahogado por las preocupaciones? En primer lugar, conviene asumir que la vida del ser humano es temporal, es decir, tiene fecha de caducidad. Por ello, esta temporalidad debe animarte a vivir mejor, con menos miedo y mayor sensación de libertad. Siéntete afortunado por estar aquí y estar vivo.

No pierdas la curiosidad del niño que todavía vive dentro de ti. Descubre nuevas ciudades, muestra interés por conocer a aquellos que te rodean, fomenta el conocimiento, lee libros, disfruta del cine… Tal vez todo esto parezca muy evidente, sin embargo, no lo es cuando existen tantas personas que se centran en el plano laboral y descuidan el plano personal. O también, cuando existen personas que han adoptado un lema como forma de vida: “No tengo tiempo”.

En sentido estricto, esta frase es incorrecta porque el tiempo no se tiene en propiedad. Es decir, no disponemos de los minutos y de los segundos. Sin embargo, muchas personas ponen esta excusa para no tomar la iniciativa en determinado ámbito, para no materializar sus sueños o para no hacer cosas tan sencillas como llamar por teléfono, enviar una carta o un correo electrónico. Suma calidad a tus días, simplemente, porque mereces ser feliz aquí y ahora.