Cómo superar el síndrome de Wendy
El síndrome de Wendy remite al comportamiento de una persona que se siente culpable por ser feliz, se preocupa en exceso por el bienestar ajeno, asume muchas funciones de protección y pide disculpas incluso, cuando no debe hacerlo. El síndrome de Wendy está vinculado con el síndrome de Peter Pan propio de quien es muy divertido, pero también, muy inmaduro para tomar decisiones. Wendy se presenta entonces como la salvadora de Peter Pan.

¿Cómo evitar esta situación?

En primer lugar, existen personas que pretenden llenar sus vacíos internos, estando ocupadas atendiendo asuntos ajenos. Sin embargo, esta ocupación nunca termina de llenar el vacío interno. Por ello, para poner límites al síndrome de Wendy es fundamental marcar límites a las relaciones personales entendiendo que como adulto, todo ser humano puede tomar las riendas de su propia vida. No infantilices a quienes tienes a tu alrededor porque entonces, les impides crecer.

Cómo superar el síndrome de Wendy

Creencias irracionales

En la vida podemos tener creencias irracionales que pueden ser revisadas cuando tomamos conciencia de que ciertas actitudes son tóxicas. Por tanto, todo cambio pasa por una toma de conciencia.

El primer paso para superar el síndrome de Wendy es aprender a decir no con asertividad. Para alguien que está a poco acostumbrado a hacerlo, al principio se sentirá incómodo. Pero el hábito solo se adquiere a través de la práctica.

Amar no es depender

El síndrome de Wendy muestra que con frecuencia se confunde el amor con la dependencia. Por ello, el amor sano hacia los demás empieza por tener un amor sano hacia ti mismo. Un proceso de coaching puede ser un buen medio para empezar a mirarte con otros ojos y descubrir la forma de marcar un cambio de tendencia en tu destino. Nunca asumas el rol de salvador de nadie más que de ti mismo.