Cómo superar la falta de concentración en el trabajo
A veces nos resulta imposible o muy difícil concentrarnos cuando estamos trabajando. Si finalmente logramos centrar nuestra atención en aquello que estamos haciendo, también nos cuesta mucho mantenerla, y al poco nuestra mente vaga lejos de la tarea que estamos llevando a cabo lo cual, a la larga, nos supone retrasos en el trabajo que quizá nos obliguen a estar más tiempo en la oficina, cometer errores que antes no cometíamos, con lo cual disminuye la calidad de nuestro trabajo y terminamos mentalmente agotados del esfuerzo de concentrarnos en aquello que estamos haciendo.

Las causas de esto son muchas y muy variadas, y para evitarlo deberemos analizar cuál es el factor que está influyendo en nuestra falta de concentración para poder así solucionar el problema.

– Exceso de tecnología: Estar continuamente mirando el correo, el IPhone, consultando Internet o viendo lo que se ha escrito en las redes sociales hace que estemos pendientes de muchos estímulos sin concentrarnos en ninguno. Cuando trabajes, deja a un lado el móvil y consulta el correo electrónico de cuando en cuando, para centrarte en lo que estás haciendo.

– Falta de motivación: No es fácil concentrarse en aquello que nos resulta aburrido o en lo que no estás interesado, bien porque realices tareas monótonas o porque tu trabajo no te atraiga en absoluto. Si no puedes cambiar de trabajo, puedes hablar con tu jefe o con recursos humanos para orientar tus funciones hacia un área que te interese más.

– Preocupaciones: Resulta muy difícil dejar de darle vueltas a un asunto que nos tiene preocupados, sea familiar o laboral. En este caso los ejercicios de relajación o intentar detener la espiral de pensamiento puede ayudarnos.

Falta de sueño: Suele ser la causa más habitual y la única solución es descansar las horas suficientes por la noche o dormir algunos minutos de siesta por la tarde.