Cómo superar la frustración
La frustración es un sentimiento que aparece cuando no logramos algo que nos habíamos propuesto y en lo que habíamos puesto muchas esperanzas y expectativas. Es un sentimiento normal, ya que debemos aceptar el hecho de que no hemos conseguido lo que deseábamos, pero el problema surge cuando nos quedamos rumiando una y otra vez esa frustración sin salir de ella.

En este caso la frustración se vuelve un sentimiento muy negativo que nos va a restar parte de la energía que necesitamos para volver a intentar conseguir de nuevo aquello que no hemos podido todavía. Por ello debemos intentar liberarnos de la frustración cuanto antes.

Para ello lo primero que deberemos hacer es preguntarnos por qué queremos realmente alcanzar ese objetivo. Al hacerlo, podemos recordarnos las razones por las que lo intentamos la primera vez, lo que nos ayudará a recuperar la motivación. Si hemos constatado que no somos capaces de lograr nuestro objetivo por mucho que nos lo propongamos porque no esté del todo en nuestras manos, deberemos buscar una alternativa que nos proporcione la misma satisfacción y que esté a nuestro alcance. Nos daremos cuenta como, en el momento que decidamos pasar a la acción y reintentarlo de nuevo, la frustración desaparecerá.

También deberemos asumir nuestras limitaciones, revisando la viabilidad de nuestros objetivos así como la capacidad que tenemos para lograrlos.

La frustración viene acompañada de sentimientos de ira y agresividad que algunas personas descargan sobre los objetos. Para evitar esto utilizaremos técnicas de relajación para superar este momento y no realizar un acto del que nos arrepintamos después.

Si la frustración es tal que nos hundimos y no podemos salir adelante, deberemos acudir al médico o al terapeuta para que nos ayuden a salir de ese estado y poder de nuevo retomar todos nuestros proyectos.