Cómo superar la necesidad de reconocimiento y aprobación
A todos nos gusta que nos reconozcan un logro o un trabajo bien hecho, ya sea en el ámbito laboral, familiar o en la pareja, especialmente si nos hemos esforzado mucho para conseguirlo. Este reconocimiento por parte de los demás nos infunde autoestima y autoconfianza, nos permite saber que vamos por el buen camino y nos motiva para seguir adelante.

El problema surge cuando necesitamos ese reconocimiento en todo lo que hacemos y, conscientemente o no, actuamos buscando ese halago y esa aprobación. En busca de ellos, nos olvidamos de nosotros mismos y nos limitamos a realizar aquellos actos que sabemos que serán reconocidos por los demás, independientemente de que queramos realizarlos o no o de que tengan algún sentido para nosotros.

En un principio, al ver satisfecha esa necesidad de reconocimiento, nos sentimos bien, pero poco a poco va naciendo en nosotros un fuerte malestar emocional, ya que este comportamiento nos lleva a olvidarnos de nuestros sueños y esperanzas y buscar sólo aquellos que sabemos que serán aprobados por los demás, aunque ello signifique renunciar a nosotros mismos, a nuestra esencia, al sentido que queremos darle a nuestra vida.

Esta búsqueda casi obsesiva del reconocimiento suele nacer de una falta de valoración de nosotros hacia nosotros mismos, por lo que necesitamos que sean los demás quienes valoren aquello que hacemos para poder valorarlo nosotros.

Para superar esta necesidad de aprobación, comienza haciendo un listado de todos nuestros logros. Aunque pensemos que no hemos logrado nada que merezca la pena en nuestra vida, pero una vez que nos sentamos ante el papel y comenzamos a escribir, nos damos cuenta de que esa creencia es totalmente falsa.

Debemos ser nosotros quienes aprendamos a valorar nuestro esfuerzo de forma objetiva, a valorar nuestros talentos y cualidades y a felicitarnos por nuestros logros, incluso aunque los demás no lo hagan.