Cómo superar las diferencias con otra persona
La vida es compleja porque los seres humanos son muy distintos entre sí a pesar de tener muchas semejanzas. Más allá del compañerismo, la amistad o el amor, conviene partir de la premisa realista de que es importante salir de uno mismo para llegar a acuerdos y superar las diferencias reales de una relación.

Expresa tu opinión

Expresa tu opinión sobre el tema, planteando tu perspectiva en primera persona y explicando cómo te hace sentir a ti. Cuando hablas utilizando el yo pones en práctica la comunicación asertiva que es la más eficaz en cualquier circunstancia.

Escucha de forma abierta

Una vez que tú has dado tu opinión sobre un tema tienes que respetar las cartas del juego de un buen diálogo. Respeta el turno de palabra de la otra persona y escucha lo que tenga que decirte sin interrumpirle. De lo contrario, sentirá que no das importancia a sus palabras.

El arte de relativizar

En una relación interpersonal se producen diferencias que si se convierten en un valor absoluto entonces son muros insalvables. Por ejemplo, existen personas que llevan años sin hablarse por cuestión de orgullo. Por ello, el arte de relativizar las cosas te ayuda a entender que el valor que tiene esa persona en tu vida está por encima de ese desencuentro puntual. Piensa en cuánto significa esa persona para ti más que en el malestar del conflicto.

Cómo superar las diferencias con otra persona

Respeta los ritmos del otro

Respeta los tiempos de la otra persona que no siempre tienen por qué ser paralelos a tu mundo interior. No seas repetitivo o insistente con una misma idea porque lo único que lograrás es crear más distancia entre ambos.

Aportar ideas comunes

Podéis aportar ideas comunes sobre cómo solucionar el conflicto y establecer un compromiso mutuo para cumplir esas normas por respeto al vínculo afectivo.