Cómo superar un bloqueo creativo
Tienes que resolver un problema, escribir un artículo, redactar una presentación o buscar una idea para un nuevo producto pero, por muchas vueltas que le das, no se te ocurre nada. O peor aún, la única idea que invade tu mente es que no se te ocurre nada, y por mucho que lo intentas, siempre vuelves al punto de partida, la página en blanco.

Ante esta situación, sobre todo si tenemos que terminar el trabajo en una fecha determinada, solemos estresarnos y angustiarnos, lo cual empeora aún más la situación, porque esta angustia impide el inicio del proceso creativo que nos permitiría salir del bloqueo en que nos encontramos. Caemos entonces en un círculo vicioso aumento de nervios y falta de ideas que sólo suele llevarnos a la desesperación.

Por ello, para detener este proceso y salir del lugar en el que nuestra mente se ha encallado, lo mejor es parar, ser conscientes de que nuestro nivel de angustia, respirar hondo y relajarnos. De ese modo, además de oxigenar nuestro cerebro, permitiremos que nuestra mente pueda encontrar el modo de liberar el bloqueo.

También es aconsejable distraernos y dejar de focalizar la mente en lo que no podemos hacer. Dejar el ordenador, el boceto, el lápiz o cualquier útil con el que estamos creando y ponernos a hacer algo que nos resulte distraído y que permita a la mente fijar su atención en otra cosa. Puedes ponerte a hacer un puzle, ver una película o da un paseo por la naturaleza, pero siempre es necesario que sea algo que te obligue a olvidarte de lo que te bloquea. De este modo, permitirás que tu inconsciente se libere y te ayude a encontrar la solución.

Busca inspiración en libros o música que te sirvan para reactivar tu proceso creativo. Permítete un poco de tiempo, confía en ti mismo y comprobarás cómo la creatividad vuelve a ti.