Cómo tener expectativas ajustadas a la realidad
Tener expectativas es algo muy positivo ya que más allá de vivir el presente, cualquier persona proyecta también planes de futuro. Sin embargo, tan negativo puede ser no tener sueños personales como tener un excceso de expectativas. ¿Cómo lograr ajustar dichas expectativas a la realidad del momento? En Psicoblog te damos las claves.

Sí existen imposibles

Existen libros de autoayuda nos dicen que “si quieres, puedes conseguir todo aquello que te propongas”. Pero en cambio, es positivo tener el criterio realista de reconocer los propios límites para no enfocar tanto la atención en las limitaciones como en las fortalezas.

Ser observador

Para tener expectativas ajustadas a la realidad también es fundamental ser observador para observar las cosas tal y como son en sí mismas y no como te gustaría que fuesen. Al posicionarte en el plano de la acción también das menos peso a interpretaciones subjetivas de los hechos.

No pongas tu felicidad en algo ajeno a ti mismo

No pongas tu felicidad en un bien externo sino en tu mundo interior. Tú eres el dueño de tus decisiones. Practica el arte del desapego para no convertir en algo absoluto, algo que es relativo. Los deseos también son cambiantes y pasajeros.

Cómo tener expectativas ajustadas a la realidad

Objetivos realistas

Márcate objetivos realistas que sean concretos, medibles y temperales. Por otra parte, para analizar el punto de llegada también tienes que conocer muy bien cuál es tu punto de partida. Que algo sea poco probable a día de hoy, no significa que sea imposible en el futuro. Por eso, es esencial tomar en cuenta el punto de partida y buscar los medios para alcanzar el objetivo deseado.

En lugar de cultivar la frustración que es fruto del exceso de expectativas, potencia la gratitud existencial para observar todo lo bueno que tienes. La mente es como una linterna: tú decides dónde pones el foco.