Cómo tener una imagen realista de ti mismo
En más de una ocasión, somos muy poco objetivos a la hora de valorarnos a nosotros mismos, sin embargo, tener una imagen realista de ti te ayuda a vivir de una forma más consciente, esperando más de ti y menos de los demás. Existen personas que asumen el papel de jueces externos que critican actitudes de terceros pero en su discurso, en raras ocasiones queda espacio para la autocrítica. Algo que resulta agotador y que no ayuda en las relaciones personales.

El rol de víctima

El rol de víctima es el de aquellas personas que quieren conseguir la atención de los demás a través de la lástima, la pena y la compasión. Sin embargo, éste no es un buen medio para atraer el cariño de alguien porque la vía de la pena suele derivar en el chantaje emocional.

Por tanto, por muchas tristezas que haya tenido una persona en su vida conviene destacar que puede vivir como protagonista como bien muestra el ejemplo de muchas personas valientes que son ejemplo de coraje.

Aceptar las críticas

Para tener una imagen realista de uno mismo también es importante tener la mente abierta para recibir las críticas con asertividad. Eso no significa dar por cierto cualquier comentario externo sino valorarlo y reflexionar para comprobar qué parte de verdad puede haber en él. Dando más peso a esos comentarios que proceden de alguien cercano.

Cómo tener una imagen realista de ti mismo

Un proceso de coaching

Existen entornos que propician el encuentro adecuado con uno mismo. Éste es el caso, por ejemplo, de un proceso de coaching o de una terapia psicológica. En momentos de mucha dificultad emocional es saludable consultar con el especialista.

Comparte tiempo contigo mismo, asume tus propios límites, vive haciéndote responsable de ti mismo.