Cómo trabajar con alguien que no te cae bien
A lo largo de nuestra vida profesional siempre hay momentos en los que tenemos que trabajar con compañeros con los que no trabajamos a gusto porque su estilo de trabajo no se parece al nuestro en absoluto o con compañeros que, con razón o sin ella, no nos caen bien.

Trabajar codo con codo en estos casos no siempre resulta sencillo, pero si queremos lograr llevar el proyecto a buen puerto y no dejar que la antipatía que sentimos por alguno de nuestros compañeros de trabajo haga el trabajo insufrible, podemos poner en práctica algunos sencillos consejos:

– Céntrate en el trabajo: Cuando alguien nos resulta antipático, solemos ponerle pegas a todo lo que hace o dice y si pasamos horas y horas trabajando, es fácil que acabemos teniendo algún enfrentamiento. Para evitar esto, lo mejor es ceñirnos al aspecto profesional de la relación y a la tarea que tenemos entre manos y evitar temas personales que puedan derivar en un conflicto. Esto resulta especialmente útil si nuestra mala relación con el compañero deriva de algún problema o enfrentamiento que hayamos tenido en el pasado.

– Sé educado y amable: Sentir antipatía hacia alguien no te da carta blanca para tratarle de forma ineducada o abiertamente hostil o intentar perjudicar su trabajo. Trata en todo momento de ser educado y amable. De este modo, evitarás enrarecer el ambiente del grupo de trabajo y colaborar con la otra persona será más sencillo.

– Ten la mente abierta: A menudo, las personas nos caen antipáticas sin ninguna razón. Si éste es el caso, puede que trabajar con esa persona sea una oportunidad para verla de forma diferente. Evita etiquetar todo lo que hace o dice como negativo o invalido y trata de ser lo más objetivo posible al analizar sus aportaciones, trabajo e intervenciones, sobre todo si eres el responsable del grupo.