¿Cómo transformar el temor en valentía?
Temor y valentía son dos términos que van más unidos de lo que parece a simple vista. Si nunca tuvieras miedo, entonces, tampoco podrías poner en práctica tu valentía ante un obstáculo. Por tanto, el miedo es esa barrera que te obliga a superarte a ti mismo, te permite vivir con más fortaleza y poner mayor conciencia a las cosas. Ante el miedo, puedes hacerte diminuto y darte por vencido, o por el contrario, crecer como un gigante desde un punto de vista emocional y superarlo. ¿Cómo lograr tener autodominio en una situación de estas características?

En primer lugar, tomándote tu tiempo. Es decir, en una situación de miedo, es importante pensar en los posibles riesgos de una acción. En la medida que te tomas las cosas con calma y reflexionas, poco a poco, también vas poniendo más razón a la emoción. Por otra parte, viviendo el presente y no dando tantas vueltas al futuro, es posible tener más valentía.

El miedo nos alerta de que algo que ya nos salió mal en el pasado, pueda volver a repetirse. Sin embargo, eso no tiene por qué pasar, sencillamente, porque la vida se renueva cada día. Por ejemplo, existe un miedo universal vinculado al amor. Hay personas a las que les cuesta dar el paso de tomar la iniciativa porque temen a su propia mala suerte. En este sentido, aprende a considerarte merecedor de lo mejor, y verás que el miedo también disminuye.

A la hora de transformar el temor en valentía también puede serte de gran ayuda contar con el apoyo de un coach. Y es que, a través de una terapia, podrías ser más consciente de todas tus posibilidades y de tus recursos. ¿Cómo transformar el amor en valentía? Sin duda, enfrentándolo y plantando cara a aquello que te asusta. Tú eres mayor y más fuerte que cualquiera de tus preocupaciones.