Cómo tratar con quien ha herido tus sentimientos
Cuando alguien hiere nuestros sentimientos, bien diciendo o haciendo algo que nos hace daño, lo más habitual es querer evitar en todo lo posible el contacto con esa persona, queriendo hacerla desaparecer de nuestras vidas debido a la herida que su comportamiento nos ha causado y que, si es muy profunda, puede tardar mucho tiempo en curar.

Sin embargo, hay ocasiones en que esto no es posible, porque esa persona pertenece a nuestro entorno familiar, laboral o de amigos o es incluso nuestra pareja. Por mucho que lo intentamos, no podemos dejar de sentirnos enfadados, decepcionados y dolidos por lo ocurrido, pero no tenemos más remedio que seguir tratando con él o ella. ¿Cómo lo hacemos, entonces? ¿Cómo tratamos con alguien que ha herido nuestros senitmientos?

En primer lugar, es muy importante saber cómo nos sentimos y no intentar ocultarlo. Si queremos enterrar la ira o la aversión que sentimos hacia esa persona en los primeros momentos volverán a resurgir con más fuerza. Por ello, lo mejor es que busques un medio para expresar tus sentimientos, como dibujar, escribir, etc.

Tómate tu tiempo para dejar que los sentimientos se mitiguen. Si te hace sentir mejor, habla con la persona para explicarle qué te hizo sentir mal y por qué, aunque siempre cuando estés bastante seguro de que el otro te escuchará y no te hará sentir mal de nuevo.

Intenta comprender por qué la otra persona actuó o habló de ese modo. Esto te permitirá no verlo como un comportamiento dañino de forma gratuita, sino como una consecuencia de una situación determinada. De ese modo, te resultará más fácil perdonarle.

Finalmente, decide si es una persona en la que puedes confiar, o si, por el contrario cada vez que tienes en contacto con ella te hace daño. En este caso, debes poner en marcha las estrategias necesarias para evitarlo.