Cómo vaciar la mente de pesimismo
La mente puede ser metafóricamente explicada como un recipiente susceptible de ser llenado de cosas bellas o todo lo contrario. Cuando nos llenamos de belleza interior y de ideas bonitas nos sentimos en paz y en armonía con nosotros mismo y con los demás. Por el contrario, cuando nos llenamos de rabia, resentimiento, ira y pesimismo nos colocamos en el rol de víctimas. Y las víctimas se colocan a la defensiva a la espera de ser salvadas. El primer paso para recuperar la salud emocional es vaciar la mente de todo aquello que sobra porque no aporta nada bueno.

Cómo vaciar tu mente de lo negativo

Cierra los ojos y siente. Deja de pensar y siente durante unos minutos mientras notas cómo tu respiración purifica tu cuerpo con vitaminas de esperanza y bocanadas de aire puro. Busca lugares en los que practicar el silencio. Lugares que te transporten de una forma automática a la serenidad de estar en calma. Los entornos naturales son especialmente propicios para ello. También puedes buscar un lugar de la casa que sea solo para ti.

Selecciona tus recuerdos

Para vaciar tu mente de todo lo negativo selecciona tus recuerdos y focaliza tu atención en el lado más bello de tu historia. Existen muchos motivos para sentirte afortunado. Eso no significa que en tu historia no haya motivos de tristeza, sin embargo, en toda vida humana existen situaciones de dolor.

Pero la mente humana tiene una gran capacidad de sobreponerse a la adversidad, minimizando el peso del dolor. Para ello, realiza un acto consciente de vaciar tu mente de esas situaciones que te hieren, dando más protagonismo a toda la belleza que te define.

Cómo vaciar la mente de pesimismo

Sal de ti mismo

Podemos estar tan centrados en nosotros mismos que terminamos encerrados en un bucle enfermizo. En cambio, cuando abrimos la mente para conectar con los demás, descubrimos la esencia de la vida.