Cómo vencer la inseguridad
Todos nosotros, en algún momento, nos sentimos inseguros, sobre todo cuando tenemos que hacer frente a una situación desconocida en la que no sabemos muy bien cómo actuar de forma correcta. Para algunas personas, sin embargo, esta inseguridad no se limita a momentos especiales, sino que les acompaña incluso realizando actividades cotidianas como comer en un restaurante, asistir a reuniones e incluso ir al supermercado.

Estas situaciones habituales se tornan entonces angustiosas, y para evitarlas, quienes las sufren van limitando sus actividades a aquellas en las que se sienten seguros, prácticamente recluidos en sus casas, donde sienten que nada ni nadie puede hacerles daño.

Esta inseguridad proviene sobre todo del autodiálogo negativo que refuerza la mala imagen que tiene de sí mismo por no poder enfrentarse a ellas, lo que influye en su autoestima y suponen un aumento de la angustia. También experiencias pasadas negativas pueden influir para empujarle hacia la inseguridad.

Para vencer la inseguridad se deben seguir una serie de pautas:

– Eliminar el anticipación negativa: Antes de llegar al supermercado o a la fiesta nuestro cerebro ya estará creando toda una serie de situaciones angustiosas que nos pueden suceder, a lo que seguirá el autodiálogo negativo. Deberemos entonces detener este autodiálogo y convencernos de que no ocurrirá nada de lo que nuestro cerebro haya anticipado o, al menos, no en un grado tan desastroso.

– Es necesario que comprendamos que somos iguales a los demás, ni mejores ni peores, y que no debemos aspirar a la perfección en cualquier cosa que hagamos. Aumentar nuestra autoestima y aceptar que podemos cometer errores nos ayudará a eliminar una gran parte de la angustia.

– Recordar experiencias positivas similares anteriores también nos ayudará a superar la situación en la que nos encontramos. De ese modo, reemplazaremos los pensamientos negativos por positivos y sabremos que si una vez salió bien, ésta no tiene por qué ser diferente.