Complejos que surgen en verano
Cada época del año es mágica y tiene sus puntos positivos y sus ventajas. Sin duda, la primavera nos brinda la posibilidad de disfrutar de un paisaje perfecto cargado de variedad de colores y de matices. Con la llegada del mes de mayo es buen momento para pensar en la proximidad del verano. Lo cierto es que el verano se convierte en una época positiva pero también de sufrimiento para algunas personas.

Por una parte, en relación con el ámbito estético son muchas las personas que sufren algún tipo de complejo a la hora de ponerse el bañador en la playa. De hecho, es habitual que muchas mujeres y también hombres comiencen algún tipo de dieta con el objetivo de perder algunos kilos antes de la llegada del mes de julio. En el verano, el cuerpo adquiere un protagonismo que es más que evidente puesto que las faldas o las camisetas de tirantes sustituyen en el armario a los abrigos y a las blusas de primavera.

El verano es un tiempo también de mucha sociabilidad, es decir, una época en la que cualquier persona disfruta de una forma más intensa de su tiempo de ocio. El problema surge cuando por diferentes motivos, la persona se siente sola y no tiene con quién hacer planes. En este caso, observa con cierta tristeza cómo el resto de la gente vive momentos de felicidad. Esta sensación de soledad aumenta porque en las propias ciudades, la agenda cultural disminuye de forma notable.

El verano está muy cerca. Por ello, es momento de pensar en positivo y poner de tu parte para que este año, te concedas el regalo de tener un verano único e irrepetible en tu vida. Tienes tiempo para pensar en algún plan y también, puedes animarte a participar en actividades en las que puedas conocer nuevos amigos.