Cómo concretar los objetivos de un nuevo año
Para que el paso del tiempo no se convierta en algo monótono es importante tomar conciencia de ese fluir de los meses. Y el inicio del mes de enero es un anclaje emocional para posicionarnos en una nueva etapa. En el próximo 2016 te invito a que los objetivos que te marcas no son los típicos y habituales sino que aspires a comprometerte realmente con aquello que deseas para que las metas de enero no sean una vez más, olvidadas en febrero.

Al definir las metas de un nuevo año es aconsejable que te preguntes: ¿Realmente estoy dispuesto a asumir el precio del esfuerzo que debo pagar por alcanzar este propósito? En la mayoría de las ocasiones, no existe premio sin esfuerzo previo.

Elabora una lista de ideas a evitar

Puedes elaborar una lista de todos aquellos objetivos repetidos que te acompañan año tras año y que, luego nunca cumples. De este modo, podrás visualizar de un modo más claro este tipo de metas poco constructivas para invertir más tiempo y atención en otros fines con los que te comprometas de corazón.

Si tuvieses que elegir una situación ideal en tu vida que te gustaría vivir dentro de un año: ¿Cómo te gustaría que fuese esa situación? ¿Qué distancia existe entre tu estado actual y tu estado deseado? ¿Qué vas a hacer para alcanzar esa meta?

Para concretar los objetivo de un nuevo año es recomendable que no te marques más de dos o tres propósitos ya que concretar tu lista de prioridades te ayuda a mejorar tu nivel de concentración en dicho ámbito.

Cómo concretar los objetivos de un nuevo año

Objetivos que sean un reto

La tentación de la comodidad también es muy frecuente cuando nos enfrentamos a retos que nos hacen salir de nuestra zona de confort. Sin embargo, es saludable tener retos de vida que se convierten en ocasión de felicidad.