¿Conoces a Don Perfecto?
¿Conoces a alguien que te parezca perfecto en todo lo que hace o quizá a alguien que esté obsesionado con hacer todo de forma correcta y queriendo siempre la perfección? Es posible que en tu alrededor tanto en tu grupo de amigos como en tu familia exista una persona con estas características porque es más habitual de lo que nos pensamos que hayan perfiles “perfectos”. Pero detrás de toda esta perfección siempre existe una cara oculta que le hace débil.

Si crees que tú eres demasiado perfeccionista o piensas que alguien de tu alrededor lo es, seguramente te gustará este artículo puesto que te voy a comentar cómo es realmente la persona que se denomina perfecta o que quiere hacerlo todo siempre perfecto. Hoy vas a descubrir su cara más oculta para que en cierto modo puedas entender por qué se comporta de ese modo.

Inseguro

Sin duda una persona que lo quiere todo perfecto siente dentro de sí una gran inseguridad, por este motivo le obsesiona tanto tener todo bajo control ya que piensa que de este modo los demás le reconocerán. Pero lo que se le olvida es que la confianza en uno mismo debe existir siempre independientemente de que hayan buenos o malos resultados.

Además para parecer que no es inseguro defenderá con uñas y dientes sus ideales sin cambiar su opinión ni torcer el brazo aunque dentro de sí esté tambaleando.

Irritable

Es una persona que se irrita con facilidad y se pone a la defensiva ante cualquier crítica, pero esto lo hace por miedo a que la sociedad le rechace o descubran lo débil que se siente de forma interna.

¿Conoces a Don Perfecto?

Máxima organización

Se obsesiona con la organización, con tener todo en su sitio y con no perderse nada porque esto le haría dudar, algo que está en contra de todos sus principios. Según su pensamiento la duda es de débiles, pero la realidad es que la duda es el mejor amigo de la persona inteligente.

Relaciones conflictivas

Suele tener relaciones conflictivas tanto con familiares, como con compañeros de trabajo, amistades de toda la vida y por supuesto con su pareja. Nadie de su entorno se librará de sus exigencias y sus altas expectativas. Es una persona que siempre esperará más de lo que es correcto esperar de una persona.

Este tipo de persona cuando llega a ser extremo puede ser: pedante, obstinado, meticuloso, puntilloso, susceptible e irracional… en definitiva, es una persona que sufre pero lo disimula.