Consecuencias de la timidez
Cada persona tiene su carácter y esa es una fuente de riqueza en el ser humano. Lo cierto es que algunas personas toman la timidez como un problema, otras por el contrario, consideran que esta cualidad del carácter aporta sensibilidad al igual que es un rasgo excelente en la amistad. Generalmente, las personas tímidas tienen mucha paciencia y capacidad de empatía a la hora de escuchar las confidencias, alegrías y problemas de los amigos y de las personas cercanas. Pero a veces, precisamente, las personas tímidas no se dan la misma importancia a sí mismas. Por ejemplo, los alumnos tímidos evitan preguntar en clase cualquier duda ante el miedo de caer en ridículo o llamar demasiado la atención de los demás.

Del mismo modo, las personas tímidas no siempre toman la iniciativa a la hora de hablar de sí mismas en una conversación. Es decir, prefieren hablar de otros factores externos o que sean otras personas el centro de la conversación. La timidez se convierte en una limitación a la hora de conocer gente nueva, por ejemplo, en una fiesta. Lo cierto es que superar el miedo es una de las claves a la hora de poder afrontar la timidez.

De hecho, la timidez no es una cualidad innata, es decir, que no pueda superarse. La gran mayoría de los aspectos del carácter pueden afrontarse siempre y modificarse en la medida de lo posible. Por ejemplo, para aquellas personas que quieren superar la timidez es recomendable que se apunten a cursos nuevos donde puedan conocer a gente diferente. Del mismo modo, también es positivo acudir a charlas y realizar al menos una pregunta al conferenciante. A la hora de afrontar la timidez también conviene tomar la iniciativa en los planes con los amigos y también, con conocidos con los que a lo mejor, te gustaría tener un trato más cercano.

Afrontar la timidez en la medida de lo posible es más que necesario para disfrutar de la vida y de uno mismo. Además, superar la timidez implica, sencillamente, convivir con ella puesto que es de lo más natural sentir cierto grado de inseguridad cuando todavía no tenemos confianza plena con los demás.