Consejos para acompañar a un amigo enfermo
Existen distintos grados de malestar vinculados con la enfermedad. Una enfermedad puede ser física y, sin embargo, también produce síntomas emocionales como la incertidumbre de futuro, el miedo y el sufrimiento que también produce el dolor físico.

Por otra parte, una dolencia también puede ser anímica como evidencia el caso de una depresión que condiciona la vida del enfermo. Nadie puede curar a otra persona (a menos que sea médico), sin embargo, existen muchos tipos de medicina. Y una de ellas es la del cariño que se transmite mediante el acompañamiento.

Cuando estamos sanos, hay detalles que no apreciamos con la misma intensidad que cuando surge algún tipo de dependencia hacia los demás. En este artículo te doy algunas ideas para alegrar un poco la vida de un amigo que sufre (y así también hacerte un bien a ti mismo).

Cómo regalar cariño

Puedes acompañarle a hacer algunos recados, hacerle visitas de un modo frecuente (preguntándole previamente en qué horario le viene mejor recibirte o indicándole cuándo puedes ir tú), llevarle revistas, libros o periódicos para que pueda leer y se entretenga, escribirle cartas a través de correo postal con el fin de sorprenderle de un modo diferente, mensajes de whatsapp amables… Detalles con los que puedes mostrar que tienes presente a tu amigo en tu vida.

Consejos para acompañar a un amigo enfermo

Lectura recomendada: Corazón y Mente

Para quienes deseen profundizar en la relación que existe entre bienestar anímico y salud física, sugiero una lectura de calidad: Corazón y Mente. Libro escrito en colaboración por el cardiólogo Valentín Fuster y el psiquiatra Luis Rojas Marcos. Un libro que a través de distintos casos muestra la esencia de “mente sana en cuerpo sano”.

Si tienes un amigo enfermo a quien te gustaría apoyar y no sabes cómo puedes preguntarle: “¿Qué puedo hacer por ti?”. Él te dirá qué necesita.