Consejos para cuidar tu salud mental
La salud mental no solo remite a posibles trastornos sino que todos debemos cuidar nuestra higiene mental. Cada uno, en mayor o menor medida, sufre dificultades propias, por ejemplo, inseguridades personales, ansiedad, pensamiento negativo, autoestima baja o, por el contrario, ego inflado. La salud mental, en muchas ocasiones, es la gran olvidada cuando pensamos en qué significa el bienestar.

Ahora que inicia la primavera, muchas personas se centran en la operación bikini, el deporte también se enfoca como un elogio al cuidado del cuerpo cuando en realidad, existe un motivo todavía más importante para atender al bienestar anímico. Cuando una persona tiene el brazo roto, podemos verlo. Sin embargo, cuando una persona tiene una herida emocional interna, no la percibimos aunque convive con esa limitación. El concepto autoestima no tiene una entidad visual, y sin embargo, es el gran pilar de nuestro desarrollo personal. ¿Qué puedes hacer para cuidar tu salud mental?

Diseña una vida que merece la pena ser vivida

Muchas personas, tienen la sensación de permanecer encerradas en una vida que no han elegido. Sin embargo, esta insatisfacción no debe transformarse en un conformismo para quedar estancado en el mismo punto sino un impulso para tomar decisiones. En el mapa de los cambios personales, no se trata de pasar de cero a cien sino de iniciar cambios graduales y paulatinos que nos ayuden a aproximarnos más allí donde queremos estar.

Consejos para cuidar tu salud mental

Ejercicios para reducir preocupaciones

Las preocupaciones son el gran mal de nuestro tiempo. Todo sería mucho más fácil si fuese posible meterlas en un cajón bajo llave y dejarlas allí. Lo que sí puedes hacer es tomar medidas para distraer tu atención. Los juegos infantiles que también pueden practicarse en la etapa adulta, son una invitación para ello. Por ejemplo, realizar puzzles, hacer mandalas o realizar sopas de letras son solo algunas de las disciplinas que te ayudarán a suavizar la ansiedad. Otras tareas de costura como coser y hacer punto también incrementan el nivel de bienestar.

Racionaliza los miedos

Muchos de los miedos que tenemos nunca se hacen realidad, de hecho, la mayoría de ellos solo ocurren en nuestra mente. Miedos de hipótesis de futuro son un claro ejemplo de ello. Diferencia entre aquello que es probable y aquello que es posible para comprender cómo el hecho de que algo pueda darse en el contexto de la vida, no significa que vaya a producirse a modo de causa y efecto. Bien conviene recordar la frase de Winston Churchill: “Pasé más de la mitad de mi vida preocupándome por cosas que jamás iban a ocurrir”. Una frase visual y con la que seguro que la mayoría nos sentimos más identificados de lo que deberíamos.

A través de Youtube puedes encontrar material de música de relajación que puede inspirarte para hacer visualizaciones de paz, amor y serenidad.

Descansa

Este es uno de los mensajes que considero más importantes en un contexto de sobreexigencia como el que vivimos actualmente donde nada parece suficiente cuando se trata de ser perfecto. Te animo a dejar que aflore el filósofo que hay en ti para, más allá de la influencia social, tengas tu propio criterio y tu propia pauta de vida. Desarrolla tu sentido crítico para no dejarte arrastrar por la masa.

Todos tenemos días malos

Todos tenemos días malos y no por ello tenemos que hacer un drama o creer que somos infelices. Simplemente, las cosas no ocurren como teníamos previsto, surge el estrés, tenemos un estado de ánimo más bajo y la jornada se vuelve gris. Sin embargo, los días malos también adquieren un claro significado por su relación con esas jornadas que son realmente agradables.

Consejos para cuidar tu salud mental

Cuida tu alimentación

Para cuidar tu salud mental debes comenzar por no descuidar hábitos de bienestar tan básicos como mantener una dieta sana, caminar, compartir tiempo con amigos para disfrutar de los beneficios de esta terapia del compañerismo, sonreír y bailar. Cuando estamos estresados tendemos a no dar tanta importancia a lo que comemos. Y así se genera un círculo vicioso porque un menú poco saludable genera más dosis de estrés.

Entornos de relación social

Es fundamental que tengas entornos de relación social para compartir tu vida, poner en práctica tus habilidades sociales, reducir el ego y educar el individualismo que es uno de los principales enemigos de la salud mental. Todo se distorsiona desde una óptica magnificada del “yo”, por el contrario, adquirimos una perspectiva diferente cuando miramos al nosotros.

El cuidado de la salud mental es un proceso constante. Es la amistad que emprendes desde el nacimiento contigo mismo. Es la responsabilidad ética de cuidarte y la intención de ser lo más feliz posible.