Consejos de bienestar para cuidadores de enfermos de alzhéimer
Las personas que cuidan con paciencia y cariño a un familiar dependiente de alzhéimer, muestran con su ejemplo que el amor es un motor de vida y de felicidad. Este cuidado aporta sacrificio y esfuerzo personal, sin embargo, para quien hace esta tarea con amor, la mayor recompensa es poder hacer el mayor bien posible hacia ese ser querido que pierde la memoria poco a poco.

Hoy en día, los médicos cada vez insisten con más frecuencia en la importancia de cuidar al cuidador ya que para poder asumir la responsabildidad de atender a otra persona, previamente, el cuidador debe estar bien (la energía también se agota si no se dosifica). Además de tener espacios propios (algo que no siempre resulta sencillo porque en muchas ocasiones, el cuidador asume esta tarea en solitario), en este artículo me gustaría dar algunos consejos sencillos para incrementar el bienestar no solo del cuidador sino también, del enfermo en esa rutina compartida en común. Hay momentos, que pueden ser un soplo de aire fresco para ambos.

Escuchar música

La televisión es una forma de entretenimiento habitual en muchos hogares, sin embargo, es mucho más gratificante escuchar música. Y también puedes seleccionar canciones que formaron parte de la juventud del enfermo. De este modo, aumentas tu cultura musical pero también, conectas con sus recuerdos de vida. Además, la música es una terapia antiestrés para los enfermos de alzhéimer.

Salir a caminar

Salir a caminar al parque o a la plaza del pueblo, un lugar de encuentro común, es una oportunidad para ver a otras personas, respirar aire puro y hablar con vecinos. Estos paseos son muy gratificantes para el anciano que recibirá las muestras de cariño de otras personas y también, para el propio cuidador.
O también, recibir visitas en casa. Tomar la iniciativa de invitar a un amigo o un familiar a casa para merendar. Su compañía será muy gratificante.

Los abrazos

Los enfermos de azhéimer inspiran mucha ternura y amor. Un gesto de bienestar tanto para el cuidador como para el enfermo es el contacto físico de los abrazos. En fases avanzadas de la enfermedad, podemos sentir que el enfermo ya no tiene la capacidad de mantener largas conversaciones, sin embargo, los abrazos nos permiten mantener un diálogo de alma a alma con una ausencia total de palabras.

Consejos de bienestar para cuidadores de enfermos de alzhéimer

Leer poesía en voz alta

Te animo a leer poesía en voz alta, incluso cuando el paciente no puede hacerse cargo del significado de los versos. Recitar un poema es una forma de compartir. Más allá de la falta de entendimiento, los enfermos de alzhéimer sí son muy receptivos al cariño.