Consejos para controlar los nervios
Los nervios, puede que te jueguen una mala pasada en situaciones habituales de la rutina. Por ejemplo, en una primera cita de pareja, el exceso de expectativas causa un elevado nivel de ansiedad. Por ello, es indispensable encontrar el equilibrio para poder mostrarte tal y como eres. Del mismo modo, en un examen, es clave tener inteligencia emocional y autocontrol para poder recordar lo aprendido y responder de la forma adecuada a todas las preguntas del examen. Los nervios también son complicados en una entrevista de trabajo.

¿Cómo puedes controlar los nervios en la rutina diaria? En primer lugar, aprende a entrenar la mente para pensar en positivo, deja de lado el dramatismo y no te pongas siempre en lo peor. Las cosas pueden salir bien, pero para ello, tienes que predisponerte de la forma adecuada. Abre los brazos para dar la bienvenida a la buena suerte.

Del mismo modo, para evitar los nervios es indispensable evitar la prisa. Por ello, tómate las cosas que son importantes con calma e invierte todo el tiempo que necesites en prepararlas. Comparte tus sentimientos. Por ejemplo, si estás muy nervioso por algo que te angustia puedes hablar por teléfono a alguien que sea de tu total confianza. Escuchar una voz amable al otro lado del hilo telefónico te dará fuerzas para superar ese obstáculo que te preocupa.

Controla tu respiración y siente cómo el aire recorre tus pulmones. Al centrar tu atención en la respiración también dejas de lado las obsesiones. Por supuesto, es importante tener Inteligencia Emocional, es decir, entender las emociones. Es normal que ante una situación que supone más energía, siempre sientas un mayor nivel de intranquilidad. Por ello, compréndete a ti mismo y no te culpes por sentirte así. Después de haber superado una situación de mucha presión, tómate un descanso, cuida de ti y disfruta el momento.