Consejos para darte valor ante los demás
Cualquier persona se relaciona en sociedad, por ello, merece la pena que aprendas a darte valor a ti mismo no sólo cuando estás en soledad, sino también, cuando compartes un plan de amigos, frente a tu pareja o en la familia. Existen momentos en los que alguien no se da el valor que tiene en realidad: por ejemplo, en el chantaje emocional o en la manipulación. En el plano del amor, tampoco se valoran de forma adecuada quienes se autoengañan y se conforman con una relación que no les hace felices. Pero el miedo a la soledad es muy fuerte en muchos momentos.

En primer lugar, para darte valor ante los demás, previamente tienes que respetarte tú a ti mismo. Ser consciente de tu valor y de tu dignidad. Por ello, en tu vida lleva a la práctica el siguiente lema: la coherencia entre pensamiento y acción. Nunca hagas nada que no quieras porque vaya en contra de tus valores o de tus creencias. Y menos, nunca hagas algo para que otra persona te quiera, porque si de verdad te quiere, entonces, no habrá condiciones que te hagan ir en contra de ti mismo. No puedes aspirar a que otra persona te quiera, si para ello, tienes que perder autenticidad y dejar de ser tú mismo.

Por ello, para darte valor tienes que poner en práctica una palabra: no. Existe un aprendizaje difícil pero necesario: aprender a poner límites a los demás, especialmente, a aquellas personas que por pura prudencia desconocen hasta dónde pueden llegar. Para ganarte el respeto ajeno tienes que cultivar la honestidad, hacer el bien y ser natural.

Por otra parte, nadie puede ganarse el respeto ajeno si no ofrece lo mismo. Por ello, para dar valor a los demás, aprende a dar las gracias, elogia las virtudes ajenas, cuida tus relaciones sociales, saluda con una sonrisa…