Consejos para decir no cuando es no
Existe un aprendizaje muy importante desde el punto de vista de la inteligencia emocional y que, sin embargo, es uno de los que más bloquea: decir no. Un hecho que produce una incomodidad emocional, especialmente, cuando se trata de decir no a una persona cercana. ¿Cómo ganar la libertad de decir no cuando es no?

A través de la práctica de la experiencia

Para ir ganando una mayor comodidad emocional en este tipo de situaciones es indispensable afrontar en la práctica acciones concretas que te permitan darte cuenta de que, realmente, no pasa nada cuando dices no en tu día a día. Puede que se rompan las expectativas del otro pero también se rompen las tuyas en otro tipo de situaciones. Y este tipo de vivencias es una oportunidad para entrenar la tolerancia ante la frustración. No pasa nada al decir no pero la mente puede dramatizar las posibles consecuencias de este hecho.

Consejos para decir no cuando es no

Cómo decir no

Para decir no de una forma que transmita convicción es saludable ser firme en tus palabras y evitar dar rodeos ya que en caso de hacerlo, podría parecer que te estás justificando demasiado cuando en realidad, no debes hacerlo. Si lo consideras oportuno podrías ofrecer a tu interlocutor una posibilidad alternativa. Por ejemplo, puede que su petición no puedas llevarla a cabo en el momento que te indica pero sí puedas hacerlo en otra ocasión.

No debes hacer cosas por los demás que los demás pueden hacer por sí mismos. En caso de caer en la sobreprotección también se potencia la dependencia en las relaciones personales. Para decir no cuando es no, no te centres tanto en los deseos del otro sino en tus propias razones personales para mantenerte firme en la decisión que has tomado. Es muy positivo mostrar una coherencia entre los hechos y el pensamiento.