Consejos para disfrutar el silencio
Los espacios de silencio pueden ser poco habituales en el estilo de vida moderno. Existen personas poco acostumbradas a relacionarse con el silencio y se sienten incómodas. Existen silencios individuales y espacios compartidos como muestran esos instantes vividos en compañía en los que no existe conversación.

El silencio es uno de los elementos esenciales del bienestar: ¿Cómo disfrutar del silencio? Busca lugares que te resulten agradables y en los que te sientas cómodo. Visita estos lugares con más frecuencia para crear tus refugios emocionales.

Disfruta del placer de estar a solas

Disfruta del placer de estar a solas contigo mismo. Camina por entornos naturales que se convierten en un escenario de relajación y plenitud. Puedes sentarte en un banco de un parque, cerrar los ojos y respirar profundamente. También puedes observar y estar atento a esos detalles del paisaje que llaman tu atención por su belleza. Existe una gran diferencia entre mirar y contemplar. El silencio promueve la contemplación serena.

El control de la respiración ayuda a elevar los niveles de relajación. Puedes potenciar el hábito de dedicar cada día diez minutos a centrarte únicamente en el control de la respiración. El silencio también aporta inspiración, por lo que puedes realizar notas en un cuaderno.

Visualiza instantes felices de tu niñez, viaja a través de la memoria al pasado. Este hábito es positivo para recordar con más frecuencia los momentos agradables que las situaciones tristes. Realiza el ejercicio de caminar cogido de la mano de tu pareja pero sin pronunciar palabras durante una parte del trayecto.

Consejos para disfrutar el silencio

Olvídate del reloj

Olvídate del reloj, disfruta de ese instante sin pensar en el antes o en el después. Muchos instantes de silencio tienen valor por sí mismos, te ayudan a tomar conciencia de tu mundo interior. Y esto ayuda a que te conozcas mejor a ti mismo.