Consejos para evitar la envidia
¿Cómo evitar la envidia? La envidia es el sentimiento que surge ante la tristeza del bien ajeno. Es decir, así sucede cuando un amigo no puede felicitar de corazón a otro porque ha logrado un éxito laboral, y es que, en medio de la envidia, existe un veneno interior que le corroe por dentro y destruye cualquier sentimiento de amistad. De hecho, así lo especifica Tomás de Aquino en sus textos.

¿Cómo evitar la envidia en la rutina diaria? En primer lugar, es positivo que dejes de compararte con los demás ya que las personas no son objetos que tienen similitudes y diferencias. En esencia, es imposible comparar la existencia de una persona con el camino recorrido por otra. Por otro lado, nunca envidies bienes materiales. Lo único que puede generarte una envidia sana es la felicidad. Pero en ese caso, el hecho de saber que otras personas son felices, debe servirte de impulso para lograr tú mismo este objetivo.

Trabaja por tus objetivos, lucha de verdad por ellos, es decir, observa tu evolución en función de ti mismo y no en base a los demás. En ocasiones, los adultos piensan que la envidia es únicamente un tema de niños, sin embargo, se trata de un sentimiento que tienen muchas personas mayores. Este sentimiento refleja carencias emocionales importantes.

Cada vez que un pensamiento de envidia venga a tu cabeza, cámbialo de una forma consciente por una idea positiva. Por ejemplo, cuando pienses en aquello que tiene el otro y que a ti te falta, analiza entonces, todas las cosas buenas que posees y que hacen que tu vida merezca la pena. Por otro lado, cualquier persona se siente mal consigo misma en medio de un ataque de envidia, por ello, transforma este sentimiento en amor y en afecto. Así serás más feliz. Existe una película que refleja de cerca el poder de la envidia: El diablo viste de Prada. La imagen de este artículo está tomada de esta película.