Consejos para hacer frente a la timidez
La timidez es un aspecto que puede convertirse en una gran dificultad para aquellas personas que tienen esta característica en su personalidad, pero como todas las dificultades de relación tienen solución. Para poder hacer frente a la timidez tendrás que poner de tu parte y sin darte cuenta verás cómo las cosas empezarán a marchar bien solas y te sentirás mucho mejor contigo mismo/a.

Si te preocupa lo que los demás piensan de ti, si te pones nervioso con sólo pensar que tienes que hablar delante de gente, si las fiestas de agobian, si no soportas la idea de cometer un error o de hacer el ridículo, si el hecho de sentirte rechazado por alguien te da ansiedad… no te preocupes porque puedes superar todo esto, conocer a personas interesantes y tener amigos. ¡Tú puedes hacer frente a la timidez!

Actúa en la vida

Este consejo es muy eficaz pero tienes que poner de tu parte. Consiste en actuar ante las situaciones como si fueras una persona más abierta, es casi como ponerse una máscara invisible que te ayuda a ser cómo realmente quieres mostrarte ante los demás. Las primeras veces puede costarte, pero poco a poco te empezarás a sentir más cómodo/a en ese “papel” y podrás integrar esa forma de ser en tu forma natural de relacionarte con los demás ¡funciona!

No dudes en socializarte

En la vida diaria podrás encontrar muchas maneras de socializarte con los demás, no lo veas como un obstáculo, sino como una oportunidad de conocer a personas interesantes. La práctica es lo más importante para llegar al éxito, en términos sociales también es así por lo que no dudes ni un segundo en dedicar comentarios agradables o en entablar pequeñas conversaciones con desconocidos como alguien que se siente a tu lado o con quien creas.

Consejos para hacer frente a la timidez

Ensaya

Hay veces que cuando se tiene que hablar en público los nervios se apoderan de nosotros, e incluso cuando se tiene que hablar con una persona… si esto te ocurre no te preocupes porque tienes una estrategia infalible… ¡ensaya! Practica lo que quieres decir y cómo quieres decirlo, de esta manera te sentirás más seguro pero no intentes ser perfecto, las imperfecciones muchas veces son los mejores aliados. Cuando lo hayas hecho felicítate por haberlo conseguido.

Tú eres tu mejor amigo

Recuerda que tú eres tu mejor amigo y para que los demás te acepten deberás hacerlo tú primero. Todos tenemos virtudes y defectos, no seas demasiado exigente contigo mismo, la flexibilidad también tienes que tenerla en cuenta para ti.