Consejos para mejorar la relación contigo mismo
En la vida de un ser humano, existen relaciones sociales que tienen una gran importancia. Son las que estableces con tu familia, tus amigos, tu pareja, los compañeros de trabajo y demás conocidos. Sin embargo, existe un vínculo que te determina por encima de todos los demás: la relación que tienes contigo mismo te marca desde el nacimiento hasta la muerte.

Por ello, aprende a quererte un poco más cada día, acepta tus límites, reconcíliate con tu imagen cuando te miras al espejo, disfruta de tu belleza, descubre tu talento interior y anímate a luchar por tus sueños. Tira a la basura los rencores del ayer a través del perdón, borra de tu memoria todos aquellos recuerdos que sólo te hacen daño, elimina de tu mente las ideas negativas para dar paso a los mensajes de esperanza, al amor y a las palabras bonitas. ¿Cómo se consigue todo esto? Con mucha fuerza de voluntad, ganas de mejorar y poniendo conciencia a los sentimientos.

Eres una persona libre de vivir como tú deseas, por tanto, apuesta por la sabiduría de tomar la actitud correcta: aquella que te suma bienestar emocional, alegría en la rutina y satisfacción en el presente. Por el contrario, elimina el malestar de sobrevivir en vez de vivir en letras mayúsculas con el corazón despierto al mundo.

Tú puedes mejorar la relación contigo mismo haciéndote la vida más agradable. Aprendiendo a valorar los pequeños detalles del día a día: ese café que tomas con tu mejor amigo, el momento de calma en el que lees el periódico, el paseo por el parque a mitad de la mañana, el descanso en el sofá después de comer… El placer forma parte de la vida, pero muchas veces, la vida se evapora entre los dedos cuando no se disfruta de una forma plena.