Consejos para no enfocarte en lo negativo de la vida
En cualquier historia personal existen detalles más positivos que otros. No se trata de ignorar lo negativo sino de no enfocarnos solo en ello. Este es uno de los hábitos frecuentes en personas optimistas. No dejan que aquello que les duele se convierta en más importante que los motivos de felicidad.

Es natural que en ciertos momentos tengamos que hacer verdaderos esfuerzos para no enfocarnos en lo negativo: cuando tenemos miedo, cuando estamos apáticos y bajos de ánimo. ¿Qué puedes hacer para no dejarte arrastrar por la inercia de la negatividad?

Crea nuevos pensamientos en tu mente

Cada día tenemos un número incontable de pensamientos, sin embargo, la mayoría de esos pensamientos son repetidos de días previos. Para crear nuevas perspectivas, nuevos sentimientos y una nueva filosofía de vida, debes hacer espacio a nuevos pensamientos que puedes añadir a tu vida de una forma consciente.

Prioriza la acción frente al pensamiento

Para no quedar encerrado en tu propio pensamiento es muy importante que te pongas en movimiento hacia la acción e intentes estar ocupado con acciones concretas: hacer los recados del día, atender las tareas de la casa, responder los correos electrónicos pendientes, hacer una buena acción a otra persona son un ejemplo de ocupaciones inmediatas que te ayudarán a estar atento a un fin inmediato.

Consejos para no enfocarte en lo negativo de la vida

Dale la vuelta a la realidad

Dale la vuelta a la realidad convirtiendo en positivo aquello que no lo es en apariencia. ¿Cómo lograr este objetivo? Buscando las ventajas de que las cosas sean así y no de otro modo. Si te esfuerzas por encontrar algún motivo, seguro que lo consigues (al menos en muchas de las situacines cotidianas que son motivo de queja).

En situaciones de sufrimiento inevitable como la muerte de un ser querido, lo importante no es darle la vuelta a la realidad sino buscar un sentido a esa vivencia.